sábado, 9 de enero de 2010

PSICOTRONICA : EL ARMA DE LA GUERRA PSIQUICA


(Por Gabriel S. Vargas)

-----------------------------------------------------------------------------
Espionaje astral, Manipulación Psíquica, Abducciones, Histerias colectivas, Apariciones marianas, Estupidización de masas, Fenómenos paranormales de dieferentes orígenes y etiologías...
¿Que se oculta tras todo ello?
--------------------------------------------------------------------------------------------------------

Han pasado casi veinte años y ya no existen los estamentos que me ligaban a secreto jurídica, ética y fácticamente, así que hablaré -por fin- sobre los experimentos de psicotrónica, que después de la investigación piramidal, son los más importante en los que he trabajado en grupo). Aún así omitiré datos que puedan revelar identidades o comprometer a personas de las cuales no tengo su consentimiento para esta revelación.

Por mi parte, estoy harto de callar cosas, a veces por precaución personal, otras por secreto impuesto, pero veo que lo peor que hay en estos tiempos, es la desinformación y confusión sobre temas que atañen a todos, tengan o no consciencia de lo que ocurre.

Equipo Multidisciplinar
Eramos en principio amigos reunidos, sin conocimiento de que las cosas no eran "casuales"; amigos con las mismas inquietudes y diversos conocimientos. Juan y yo, bastante formados en parapsicología científica; Alberto, ingeniero técnico en electrónica y radioaficionado por herencia (hijo y nieto de radioaficionados), que en ese tiempo tenía casi 50 años. Otro, militar de carrera, Mayor, con cultura general muy amplia y algunos conocimientos de psicología social y guerra psicológica. Pedro era informático, agente de inteligencia militar, y se incorporó porque necesitábamos un experto en electrónica e informática; arreglaba todo tipo de aparatos de medicina nuclear y ordenadores, que en aquellos años funcionaban con tarjetas y los más modernos con fósforo amarillo. Estos últimos no estaban en el mercado, sino que los tenían las F.F.A.A.

El equipo fue reunido por el Coronel Aldo, por orden del Estado Mayor Conjunto. Todos teníamos alguna base teórica de psicotrónica, los modos de aplicación y referencias históricas, como la guerra de Vietnam y algunas avanzadillas experimentales de USA, sobre poblaciones latinoamericanas, especialmente con aparentes fines comerciales. En principio, el grupo no parecía oficial, pues nos reuníamos dos o tres veces por semana para conversar el asunto y analizar las posibilidades de hacer cosas en un orden que el Mayor iba planteando.

Yo había sido contratado por el ejército con la aparente misión de evaluar las capacidades psicológicas de oficiales y suboficiales (y con una tapadera de jardinero, o algo así), pero tampoco sabía que el verdadero propósito era formar parte de ese equipo, destinado a estudiar, desarrollar y experimentar con armas psicotrónicas. Había estudiado en el Panamerican Parapsicology Institute of Canada, donde además de la licenciatura en psicología se daba la primera licenciatura en parapsicología. Aunque tenía mis títulos "ad referendum"; el interés estaba en que la inteligencia militar de mi país sabía que ese instituto, con una tapadera oficial canadiense, preparaba psíquicos para experimentos al servicio de USA.

Psicotrón : Una Poderosa Arma
Estaba terriblemente ansioso -más que los demás- por pasar a la práctica, así que propuse que intentáramos contruir un psicotrón, porque no tenía ganas de perder el tiempo en charlas infértiles. Como en realidad el sentimiento de los demás era idéntico, comenzamos esa misma semana con un diseño teórico de un psicotrón. Pero nos faltaban elementos o eslabones en la cadena de aplicación práctica: No sabíamos cómo controlar o estar seguros de mantenernos en estado alfa, o cómo entrenarnos para ello de modo fiable, y no teníamos idea de cómo convertir una onda cerebral en una onda de radio que se pudiera emitir con efecto sobre otros cerebros.

Nuestro Mayor y jefe del equipo consiguió lo que nos faltaba: Un médico; Pablo es neurocirujano y psiquiatra. Después de unas cuantas reuniones estuvo listo el psicotrón teórico y más o menos diseñado el método de entrenamiento. El aparaterío práctico demoró algunas semanas más, porque hubo que conseguir dos electroenfalógrafos, una radioemisora de gran potencia y algunos instrumentos más.

Surgió entonces una cuestión en la que mis experimentos con pirámides fueron muy útiles. El campo magnético de la pirámide abarca un espectro muy amplio dentro del magnetismo sutil y además es estabilizante de la actividad cerebral, de modo espontáneo y natural, sin perjuicio alguno para el sujeto. Se me encargó la construcción de una antena piramidal, con una función que yo desconocía hasta ese entonces. Eso me demostró cuán avanzados suelen estar algunas investigaciones en el ámbito científico-militar. Cuando estuvo todo listo, nuestro jefe propuso pasar el asunto a secreto militar, cosa que aceptamos en vista a la importancia y potenciales peligros del caso.

El Mayor consiguió una radio de 5.000 vatios de salida, en un lugar bastante alejado, y cinco militares más (desconocedores del experimento) formando nuestro "cerco preventivo".

Primeras Pruebas en Animales
La primera experiencia, tras cerca de dos meses intensivos de entrenamientos y ensayos menores, se hizo en un campo de trigo del que la mitad -longitudinal- fue arado. Como en la zona hay -al menos hasta aquellos años- plagas de langostas, que suelen arrasar los cultivos, estuvimos dos días de guardia permanente, durmiendo en el lugar, hasta que se dio la ocasión. Los mejor entrenados (Juan y yo) debíamos hacer que las langostas entraran al campo, que se fueran hacia el terreno arado, y volvieran luego al campo cultivado, alternativamente, describiendo un zig-zag. Esto no es posible por causas naturales, que las langostas lo hagan, así que comencé el experimento poniéndome en alfa, conectado al psicotrón y con un mapa-croquis sobre la mesa. Tenía algunos bolígrafos de diversos colores, para hacer marcas de intensidad si fuera necesario, etc.. El técnico controlaba mis ondas cerebrales y Juan me ayudaba a relajarme, concentrarme y dirigir el pensamiento, mientras los otros observaban desde la torre de la radio.

En pocos minutos, la manga de langostas se dirigía hacia el centro del campo, transversalmente, así que la indicación del Mayor fue que la dirigiera hacia el extremo más cercano. Así lo hice, convirtiéndome mentalmente en un"yo langosta", centrando mi pensamiento en ser una langosta dirigente, afinándome con el espíritu grupal, cosa para la cual el entrenamiento fue imprescindible. Creo que llegué a "sentir-pensar" como langosta. Cuando escuché al Mayor decir, "¡Increíble!, esto es Increíble", me distraje, pero ya la manga había entrado por el extremo y no por el medio.

Mi compañero, en diez segundos, quedó en relevo, y yo en su lugar, ayudándole a concentrarse, induciéndolo a sentir-pensar como langosta. Juan tomó el bolígrafo rojo y fue llevándolo hacia el campo arado, donde no había una brizna de vegetal comestible, salvo algunas hojarascas secas que raramente come la langosta. Otra vez el Mayor diciendo por el interfono, "¡Es increíble!... Pero ahora que vuelvan al campo". Así lo hizo "Juan-langosta" y medio minuto despúes tomé el relevo, repitiendo el proceso, con el agregado de hacer permanecer a las langostas "estacionarias" en el campo arado, hasta nueva orden. Lo conseguí por casi diez minutos, hasta que perdí la concentración, con lo que las langostas se avalanzaron sobre el cultivo. El Mayor gritó "¡Que vuelvan al campo arado, que vuelvan al campo arado, no las quiero en el cultivo!" y "yo-langosta" volví a concentrarme. Las retuve unos minutos más allí, hasta que me ordenó nuevamente el Mayor, llevarlas "disciplinadamente" al campo cultivado, sin comer nada. Las hice formar una fila cuadrada, las llevé al cultivo y las hice avanzar un tramo de unos veinte metros sin comer nada, hasta el nuevo reemplazo.

Juan estaba cansado y tenso, pero volvió a llevar a las langostas al terreno yermo, y también las mantuvo por varios minutos. Al Mayor se le ocurrió que las volviera a llevar al principio del terreno, en vez que hacia el extremo opuesto, pero el grupo se le dividió y la manga se dispersó bastante, así que sacudió la cabeza y se sacó los cables, y me puse nuevamente en su lugar. Yo también estaba cansado, pero logré reunirlas imperativamente, amenazándolas conque serían quemadas (cosa que era cierto porque al final del campo, uno de los militares estaba con el lanzallamas preparado para combatir la plaga).

Las llevé al inicio del terreno, y Juan, ofuscado consigo mismo, me pidió el relevo nuevamente.
El Mayor dijo que si estábamos cansados podíamos dar por terminado el experimento llevándolas hacia el extremo opuesto. Una vez en su sitio, llevó las langostas a lo largo de todo el terreno yermo, hacia donde el soldado esperaba para quemarlas. Pero tuvo que "convencerlas" que no les pasaría nada, porque evolucionarían espiritualmente y otros "rollos" mentales por el estilo, ya que mi amenaza anterior estaba presente en la memoria colectiva de las langostas. Ese fue el primero de los experimentos y ya pueden deducir los lectores lo que a partir de eso (con material relativamente precario y siendo unos pocos) puede hacerse con más personal entrenado y medios técnicos como los de hoy. El segundo experimento fue bastante más escalofriante, pero es importante tanto saber cómo funcionan estas cosas, como las reglas de vida para estar realmente a salvo de influencias psicotrónicas.

Efectos Secundarios del Proyecto "HAMELIN" 

Tuvo una fase de preparación de unas diez semanas, en que, entre contentos y asustados por los logros del anterior, debíamos rumiar bien lo ocurrido, porque lo que habíamos demostrado era muy fuerte. El cerebro humano con un entrenamiento bastante más simple de lo que parece -aunque no tan fácil-, y con unos pocos medios técnicos, puede controlar una plaga como las langostas, enviarla a cualquier parte o facilitar su eliminación.

Al experimento lo llamamos simplemente "Langosta", pero el archivo militar fue bautizado "Hamelin". Teníamos un pequeño problema Juan y yo, que comentamos casi como anécdota en el informe oficial, pero unos días después debimos conversarlo porque nos preocupaba. Esto puede parecer una ridiculez, pero os ruego no hacer como los idiotas, que se suelen reír de lo que no conocen...

Nos sentíamos langostas. Si, teníamos sueños, que nos los empezamos a contar sólo él y yo, y nos empezamos a afinar de tal manera, que casi nos hablábamos sin palabras. Se había establecido entre Juan y yo un lazo telepático, pero con algunos elementos muy desagradables. Soñábamos que éramos langostas, y en muchos momentos hasta temimos convertirnos en langostas. Era una especie de obsesión psicótica, y cuando pensábamos racionalmente, sabíamos que a lo sumo terminaríamos en un manicomio, y hasta esa posibilidad era un alivio. No nos sentíamos mal sintiendo como langostas. Era algo simple, difícil de explicar, pero que entraba en conflicto con cosas cotidianas.

Juan empezó a temer al fuego, cuando le encantaba sentarse frente a los fogones, y yo le tomé asco al trigo, que antes me daba igual que el arroz. Eso era lo más "objetivo", pero los sueños, imágenes y otras sensaciones durante la vigilia y especialmente poco antes de dormirnos, eran -si bien "subjetivas" e indescriptibles- sensaciones de langosta.

Ambos teníamos ya, mucho más conocimiento de psicología que los freudianos, así que era absurdo pensar en contar con apoyo psicológico, cuando para colmo, estábamos bajo secreto militar. Así que lo hablamos en el grupo, al que se habían sumado tres de los militares que siendo testigos del "Hamelin", era conveniente incluir, y afortunadamente, tras varias charlas, en que contábamos lo que nos ocurría, todo volvió a la normalidad. Creo que lo más acertado fué hacer una especie de "ritual", en que por medio del psicodrama nos "convertimos en langostas" (incluso tomé dos capas impermeables verdes para asemejarnos más a las langostas) e hicimos una representación entre ridícula, muy humorística y divertida, pero también muy seria.

A las indicaciones del Mayor nos fuimos convirtiendo en humanos nuevamente, despidiéndonos para siempre de la vida de langosta. Yo tuve algún que otro sueño relacionado, pero Juan ninguno, posteriormente. Así que tras un tiempo de charlas y análisis de conveniencia y método, diseñamos el experimento " Visitante Nocturno".

Operación "Visitante Nocturno" 

El Mayor diseñó un método por el cual sólo él y uno cualquiera -elegido por él- del grupo, sabría quién sería el "conejito de indias" del experimento. Sólo sabíamos que alguien sería "visitado por alguien en la noche", pero el único que conocía el "libreto" de lo que ocurriría era el Mayor, que lo había diseñado con conocimiento de los casos de abducción que ya ocurrían en USA, y que nosotros desconocíamos completamente por esos años, salvo por unos artículos de la extinta revista Cuarta Dimensión.

El primer "visitante" que eligió, fui yo, y la víctima -el "visitado"- fue la persona supuestamente más cuerda y escéptica del equipo: El técnico en electrónica, Pedro. Y Alberto -el radioaficionado- tuvo que apañárselas para reemplazarlo en algunas funciones con apoyo de uno de los nuevos, que tiene algunos conocimientos más sobre aparatos, y es médico militar.

Me tuve que estudiar el libreto -muy similar a los que desde hace algunos años es de pública difusión televisiva- y convertirme en Pedro, viviendo la visita de un "hermanito extraterrestre". La noche elegida, los "abductores" fuimos a nuestra central, donde usamos una radio militar de sólo 1000 vatios y me conectaron a las dos y media de la mañana a los aparatos. Me concentré en el dormitorio de Pedro (la "víctima") y finalmente era -mentalmente- yo mismo, el propio Pedro. Es decir que cuando me dijo el médico que estaba en alfa, me convertí imaginariamente en él. Asumí todos los caracteres que recordaba de él, y comencé a "soñar" según el guión estudiado. La sesión de abducción duró unos doce minutos, y le modifiqué algunas cosas que a mi parecer, le harían a Pedro -si resultaba- más llevadera la cosa, y menos traumática. Luego le informé de los cambios al Mayor, lo que le pareció muy bien.

Al día siguiente, la esposa de Pedro -también empleada del ejército- llamó al Comando porque no podían ir a trabajar. El Mayor me avisó y fuimos inmediatamente a su casa. Estuvimos mas de tres horas para tranquilizar a la esposa  y convencerle a él de que era parte del experimento según las pautas acordadas.

Cuando llegamos a media mañana, acababa de salir de la ducha, envuelto en un albornoz. Pero estaba muy demacrado y asustado. Le mostramos el libreto escrito por el Mayor, y yo le describí el "sueño" que yo mismo hice, con sus modificaciones correspondientes. Así y todo no podía comprenderlo.
"¡Me han dicho que tengo una gran misión!, ¡Y es así!. Ellos saben todo lo que hacemos...!!, pero yo no se qué hacer, ni por dónde empezar..."

Y tras nuestras pacientes explicaciones nos miraba incrédulo y nos decía que lo que había vivido él, no tenía nada que ver con el experimento. Mientras tanto la mujer nos confirmaba que efectivamente, lo que le había contado en la madrugada, era exactamente lo que nosotros decíamos. Pero él estaba empezando a mentir agregando cosas; buscaba llenar un hueco psicológico, necesitaba que aquello fuese verdad. Se lo pedía su "arquetipo redentor". Porque a muchos -y creo que a la mayor parte de los mortales- nos gustaría salvar al mundo. Y nos gustaría con delirio (nunca mejor dicho), que una civilización extraterrestre nos protegiera, nos sacara de la miseria moral, espiritual y económica en que se debate nuestro mundo; de la misma manera que un náufrago en una isla llena de peligros y sin sentidos, sueña con la llegada de un barco que lo rescate.

Pero la realidad -al menos en ese momento- era muy diferente. Habíamos hecho un experimento y el peligro se ponía en evidencia. Yo empecé a sentir en ese mismo momento, una identificación con Pedro, como pocas veces la he sentido con un compañero o amigo. Me pasaba lo mismo que con Juan tras el "Hamelin", pero más intenso. Incluso me di cuenta que hablaba con su mujer como si fuera la mía, aunque el sentimiento era fraternal y no marital (quizá por el hecho de que yo estaba enamorado de mi esposa).

En un momento de la charla, sentí ganas de llorar y Pedro empezó a hacerlo desconsoladamente. Creo que la causa fue su angustia y me la trasmitió, porque yo estaba sereno, a pesar de todo. Pero en varios momentos, los argumentos de Pedro parecían convencerme. Y lo dije, así que el Mayor hizo un gesto de preocupación y con la mirada me mandó a callar. Cuando entendimos que Pedro tenía ya claro que había sido el sujeto de nuestro experimento y su vivencia un sueño inducido, nos fuimos, pero estuvimos preocupados hasta el día siguiente, en que Pedro fue a la reunión normalmente. Me encontré con él en un pasillo y me dijo, medio en broma, medio en serio: "Si no fuera que te siento como a un hermano, te rompería los huesos".

Después nos fuimos a la cafetería y conversando pude quedarme completamente tranquilo porque él lo había asumido. Recordando lo hecho, analizándolo, catartizábamos todo para volver a la normalidad y sacar conclusiones.

El Mayor me dijo en esos días, que me prepara porque a la semana siguiente había que "abducir" a Juan. Porque era importante saber la diferencia de reacción de una persona con un entrenamiento psíquico mejor. Todos fueron entrenados por nosotros, pero ellos -como Pedro- llevaban sólo unos meses de trabajo. Juan era el mejor entrenado de todos; con menos tiempo de resistencia en concentración, pero con más intensidad y estabilidad. Es decir que se mantenía en alfa menos tiempo, pero con una onda muy estable y el pensamiento muy concentrado.

El Secreto de los Abducidos 

Pero a la noche siguiente, yo fui abducido. Eso, aunque nadie -ni mi esposa- estaría dispuesta a creerme, fue lo que me ocurrió y tuve la vivencia que han tenido miles de personas desde hace poco menos de medio siglo. El hecho fue en algunas cosas, parecido a lo del guión que habíamos usado con Pedro, pero yo no podía haber sido la siguiente víctima del experimento, que era Juan, y para una semana en adelante...
Llamé a las cinco de la mañana al centro de emisión psicotrónica, y nadie contestó, lo que confirmaba la realidad de mi vivencia, a pesar de que desde el hecho habían transcurrido casi dos horas y diez cigarros. Fuí hasta el Comando y me dijeron en la guardia que el Mayor había llegado hacía un rato y se había ido otra vez, y que seguramente estaría en su casa. Así que fui para allá, porque también estaba cerca, pero su mujer, -lógicamente muy molesta- me dijo que no estaba.

Volví a mi casa, tratando de mantenerme neutral, sin pensar, porque cada vez más me convencía de haber sido abducido realmente, y habían elementos en la vivencia, como un moretón en el brazo, que me indicaban que aquello no era un sueño. El extraterrestre me había apretado el brazo con su enorme fuerza, y luego me había pedido disculpas, al comprender mi fragilidad. Cuando llegué a casa me preparé un café, porque ya no volvería a dormir, y en eso estaba cuando llegó el Mayor, junto con Juan, y me fui con ellos porque no quería involucrar a mi mujer, ya bastante enojada con los "secretitos militares y horarios dudosos" que muchas veces intuía y no sabía si debía aguantar o ponerse celosa.

Así que estuvimos conversando el Mayor, Juan y yo hasta media mañana, y supe -más que nunca- por lo que había pasado Pedro. ¡Aún sabiéndolo todo!.

Yo me había tragado el anzuelo de que el próximo era Juan. Y a pesar de saber todo el asunto -al guión evidentemente se le habían cambiado unas cuantas cosas- estaba seguro que había sido abducido, y que los extraterrestres, sabiendo lo que estábamos haciendo, habían decidido intervenir.

Me mostraron el "nuevo libreto", exactamente como me habían ocurrido las cosas. Pero yo no estaba dispuesto a reconocer que se trataba de un sueño inducido. Me quedaban dudas. Especialmente porque tenía una marca física, el moretón. Eso quedó sin explicación hasta que volví a mi casa, y le mostré a mi mujer el brazo, porque no terminaba de aceptar que ella no se hubiera despertado cuando me estaban "visitando". Me dijo "A quien se le ocurre tratar de sostener esa moto..." Y la mente dió un salto, como si se iluminara. Un par de días atrás iba con un cubo de agua y toqué mi moto que la tenía sobre unos tacos de madera para cambiar la cadena, y cuando me di cuenta que se caía, puse el brazo, que se encajó entre el manillar y la palanca del embrage. Había olvidado completamente aquello, y allí me di cuenta a nivel vivencial, como la mente tiende a "llenar agujeros" para sostener lo que un factor emocional desea hacer "real".

La verdad es que el libreto nuevo era mas agresivo y desagradable que el redentorista guión que usamos con Pedro, pero así y todo, yo quería que fuera real, o no podía creer que no lo fuera. Hicimos dos "abducciones" más y finalizamos esa etapa. Porque si bien nadie salió demasiado afectado, el peligro es muy grande. Además, se crea un estado psicótico que se suma a la afinidad telepática, lo cual pasa a ser muy comprometido en medio de esta civilización tan grotesca e injusta.

Las Victimas de la Guerra Psicotrónica 

Pero dos años antes yo había recibido una oferta de trabajo en proyectos de investigación paranormal en E.E.U.U., que rechacé de plano, al comprender que sabían absolutamente todo de mi. Y semejante interés -además de la gran limosna- me hizo desconfiar. Así que pregunté al Mayor si podía averiguar algo, ya que la mayoría de mis compañeros de estudio, habían aceptado aquella propuesta. Le dí al Mayor un par de nombres y su posible lugar de residencia. Unos días después me dió la nómina casi completa de mis compañeros y su actual paradero: dos en manicomios y catorce en el cementerio, una en México y otro en Argentina, y los demás, desaparecidos. En total eramos cuarenta y dos. Los treinta y nueve que aceptaron fueron quizá, las primeras víctimas de la Guerra Psicotrónica.

Aclaro que no estoy negando con ésto, la existencia extraterrestre o esporádicas visitas, pero como ya he dicho antes, ni deben ni pueden inmiscuirse en nuestros asuntos. Porque adentro de la Tierra y en los polos, están los dueños verdaderos del planeta. Nosotros somos habitantes circunstanciales a los que en cualquier momento nos echan de casa por inadaptados.

Todo lo demás que he visto sobre el tema, incluso entre personas de buena voluntad, pasa por la evidente manipulación psicotrónica, cuando no directamente psicológica por parte de pseudocontactados, como George Adamsky, Tuella, Eugenio Siragusa y Sixto Paz Wells, que no sólo no han dado prueba alguna de sus contactos (ni siquiera una mísera profesía o al menos una cita que asegure la presencia extraterrestre en tal parte, tal día, a tal hora).  Hay casos en que la cuestión arquetípica religiosa es más evidente, como el de Verónica Lizana (Mendoza, Argentina) donde presenta en su libro "Isidris" una ciudad subterránea así llamada desde el tiempo de los Huarpes. Pero aparte de varias infantilidades y contrasentidos, dibuja la Estrella de David en las puertas de las naves de los intraterrenos.

La ciudad es posible que exista. Aparte de que según estudios de YPF en la región, hay una vacuoide enorme a gran profundidad, he sido testigo, junto a varias personas, de la circulación de luces (posibles vehículos), aparición de Hombres de Negro y otros fenómenos anómalos. Pero el agregado de la estrellita judía -igual daría que lleven la cara de cristo, la cruz, o la media luna y la estrella musulmana- indica una infiltración arquetípica, una manipulación ideológica-religiosa. Así se ha ido elaborando una "religión platillista", redentorista y mesiánica, como la de Ashtar Geran y diversos personajes de ficción.
Lo más lamentable en este rollo político, es que la Iglesia cada dos por tres está metida en los asuntos, aunque de manera ambigua hasta que decidan "meterse hasta el cuello", tal como parece que están haciéndolo últimamente. No os extrañe que en su momento aparezca la Virgen o Jesús en el cielo, porque ya en 1943 los ingleses ensayaron un sistema de holografía atmosférica, y esa tecnología debe haber avanzado bastante en el lógico "top secret".

Quien haya sondeado la historia de la Iglesia Mormona habrá visto como algún "dios" proyectaba a Joseph Smit la imagen de un ángel (Moroni), que se le cortó tres veces y tuvo que recomenzar desde el principio. O sea que a la par de la psicotrónica pura, se suman los "efectos especiales" de las holografías y otras técnicas muy avanzadas y secretas, como la electro-magnetodinámica, con la que hacen pequeños "ovnis" para producir los dibujos de los Círculos de las Cosechas.

La manera de ponerse a salvo de ataques o manipulaciones psicotrónicas, psicológicas y engaños, os la ofreceré a traves de posteriores trabajos.

PSICOTRONICA :  EL ARMA DE LA GUERRA PSIQUICA, 


2ª Parte 

  (Por Gabriel S. Vargas)


ESPIONAJE ASTRAL, MANIPULACIÓN PSÍQUICA, SUPUESTAS ABDUCCIONES, HISTERIAS COLECTIVAS, ESTUPIDIZACIÓN DE MASAS, FENÓMENOS PARANORMALES DE DIFERENTES ORÍGENES Y ETIOLOGÍAS...


Kama = Estrato; Manas = Alma. La Guerra Kamamanásica es la Guerra entre dos arquetipos o valor y contravalor máximo, que podemos comprender como la intención raíz o causa fundamental del mal y del bien: Esclavitud y Libertad.

En enero de 1978 me llegó una carta del Panamerican Parapsicology Institute, adjunto a un certificado de calificaciones en que constaba que había aprobado con excelentes notas, todas las asignaturas de la licenciatura en psicología con especialización en parapsicología. Debía ir a retirar mi título tras cuatro años de intensísimos estudios...

Fue una de las alegrías más grandes de mi vida, que pocos días después representó, como contrapartida, una de las más dolorosas decepciones. No por la calidad de los estudios, que era excepcional, sino por las intenciones políticas con que fue creado el instituto y lo que se pretendía de sus egresados.

Una de las más exigentes asignaturas durante 3º y 4º año era Arqueometría, y en ella se conjugaban tres materias de estudio aparentemente incompatibles: Física, Matemáticas y Proyecciones Psíquicas. Estas últimas no tenían una clasificación en la parte práctica, sino que se pretendía que al menos se conociera la teoría ( impecable, y muy comprobada después). Pero... ¿Qué tenían que ver la matemática y la física con una experiencia como el viaje astral, el sueño, la proyección mental o fenómenos tan «psíquicos» como la bilocación?.

Pues mucho. No es posible separar la física y la matemática de ningún fenómeno. Muy a mi pesar, porque soy de los que cuentan con los dedos, tuve que encarar el aprendizaje teórico de lo psíquico, montado en números y fórmulas.

La Arqueometría estudia la relación y fenómenos entre materia y energía, y sin esa comprensión es imposible entender los fenómenos psíquicos. Lo malo es que tras toda esta cuestión científica, hay una realidad POLÍTICA, que todo lo tiende a monopolizar, en manos de gente carente de valores espirituales y éticos.

Como había logrado saltar de la teoría a la práctica, realizando algunos viajes astrales, proyecciones mentales perceptibles y otros efectos, me visitaron dos señores para ofrecerme un trabajo extraordinario: Seguir «estudiando» en un laboratorio más especializado aún, con un sueldo equivalente a diez veces el de mi padre, con ventajas diversas y sólo debía aceptar algunas pautas aparentemente «lógicas», como irme a vivir definitivamente a USA. Me preguntaba porqué a USA, si el Instituto era canadiense; porqué los visitantes portadores de tan interesante ofrecimiento eran yanquis; porqué la invitación vino apenas días después de informárseme sobre mis calificaciones...

En una conversación, en la que debía ser «secreta», puse como condición que se me permitiera la compañía de mi padre, que además de buen consejero toda la vida, era muy perspicaz y dos mentes compatibles piensan mejor que una. Luego de una media hora, nos miramos con mi padre y dijimos al unísono «saben demasiado sobre nosotros».

Los dos sujetos se miraron entre ellos y se dieron cuenta que «habían metido la pata». Se les escaparon detalles que sólo podían conocer en un contexto de investigación personal muy profundo; así que inmediatamente les dije que no me interesaba la propuesta. Hubieron otros intentos de convencerme, pero yo ya tenía claro que no quería formar parte de ese «algo» que me olía muy mal.

Cuando unos pocos años después pude conocer, gracias a gestiones de inteligencia militar de mi país, lo ocurrido con mis compañeros de estudio, me horroricé de pensar lo que me habría ocurrido si me hubiera dejado tentar: De cuarenta y dos alumnos, dos estaban con camisa de fuerza, catorce muertos, veintitrés en paradero desconocido, buscados por sus familiares, y sólo tres vivos y hallables: una mexicana, otro argentino y yo... Los tres que no aceptamos el dulce.

Analizando nuestros avances en un equipo científico militar, y mis propios desarrollos, no me cabe duda del potencial que significa para una nación dominadora como USA, contar con un grupo de gente que puede salir en astral y meterse conscientemente en casi cualquier parte sin ser percibido. Es, simplemente, ser un fantasma invisible, consciente, con clara memoria de lo que se ve y oye. Si se sale diariamente, en un par de meses es posible permanecer consciente más de media hora en astral. Ello significa -con algún entrenamiento más- poder meterse en una caja fuerte de cualquier tamaño y leer los libros o documentos que hayan allí aunque estén cerrados.

Más fácil aún resulta pasear por instalaciones bélicas, silos nucleares y todos los etcéteras que fueran necesarios para un espía psíquico. Hay una serie de condicionamientos, como el hecho de que es muy fácil viajar en astral de norte a sur o de sur norte, pero es muy difícil cubrir grandes distancias transversalmente a las líneas magnéticas del planeta.

Salir en astral en Buenos Aires para ir a Georgetown, 4.600 kilómetros al norte, o desde Quebec (Canadá) hacer 11.100 kilómetros hasta Punta Arenas (al sur de Chile), es más fácil que ir desde Barcelona a Lisboa, porque los casi mil kilómetros de Este a Oeste son durísimos. Ir en astral sobre el agua (para aquellos que pretenden cruzar el océano), es más difícil aún. A favor de los meridianos el asunto es menos problemático, pero aún así, para cruzar extensiones de agua hay problemas.

En 1985, un grupo internacional independiente, liderado por el psíquico brasileño Mauricio Boraldo, me invitó a formar parte de un proyecto en el que no pude participar por cuestiones económicas. Intentaron cuatro viajeros en astral, cruzar desde la ciudad turca de Ordu hasta Moscú, a fin de probar la posibilidad de hacer espionaje psíquico y conocer si existiría por parte de la URSS algún tipo de defensa en tal sentido; pero los cuatro viajeros astrales no podían mantenerse «en vuelo» sobre el Mar Negro y volvían al cuerpo con cierta violencia. Ante los repetidos fracasos, consiguieron ir semanas después a la ciudad rusa de Mariúpol, a 960 kilómetros al sur de Moscú.

Allí no tuvieron inconvenientes con el viaje astral, pero si en el lugar de destino. Pudieron entrar sin problemas a algunas instalaciones militares, pero cuando ingresaron a cierta dependencia de gobierno, se encontraron con una «patrulla psíquica» compuesta de algunas decenas de hombres y mujeres muy entrenados que les persiguieron hasta su lugar de origen. Uno de los osados viajeros no lograba entrar a su cuerpo y quedó en aparente shock cataléptico. Intentaron sin resultado, reanimarlo con masaje cardíaco, hasta que dos de los regresados volvieron a salir en astral, para encontrarse conque varios de los perseguidores le retenían al «shockeado» y no le permitían entrar a su cuerpo. Tras una pequeña y confusa pelea consiguieron liberarle y volver todos a sus cuerpos físicos.

Media hora después, justo cuando abandonaban en un taxi el hotel en que se alojaban, vieron llegar varios camiones militares y lograron salir del país porque consiguieron de inmediato un charter privado a Bulgaria.

Los viajes astrales, lejos de lo que mucha gente cree hacer, son viajes físicos en cierto sentido. El cuerpo astral de un adulto de ochenta kilos, pesa 2,7 gramos. No resulta visible en condiciones normales para la vista física de la mayoría de las personas, porque su tasa vibratoria está sobre los trillones de ciclos por segundo, pero su peso se ha comprobado colocando a los viajeros astrales sobre una camilla-balanza. Al abandonar el cuerpo físico, la balanza acusa inmediatamente la diferencia. En el caso de muerte, el peso perdido es algo mayor, porque también se desprende y disuelve una parte del cuerpo mental (áurea Kirliam).

Mucha gente cree hacer viajes astrales, utilizando un proceso de relajación y visualización, pero ello no es más que una «oniria», un viaje absolutamente imaginario. Algo así como una película autoproyectada.

Los riesgos del viaje astral no son despreciables, y conviene conocerlos antes de intentarlo:

1) Un ruido estridente o un movimiento brusco que afecte al físico, puede hacer volver violentamente al astral, causando daños cerebrales o en el mismo cuerpo astral.

2) La hipotermia es otro problema. Es algo mayor que durante un desmayo o un shock. Mientras mayor es el estado de consciencia en astral, mayor es la hipotermia. Aunque haga calor, es necesario dejar el cuerpo físico bien abrigado.

3) El mayor de todos los peligros, es el MIEDO. Una persona que puede asustarse o sentir cosas desagradables cuando ve una imagen monstruosa, hará muy bien en no intentar una experiencia astral, porque ese plano vibracional abarca un espectro muchísimo más amplio que el plano percibido físicamente. Por lo general, las primeras salidas no son al nivel que permite ver, desde el astral, el plano físico. El viajero que sale por primera vez conscientemente, suele hallarse en «cualquier lugar», aunque no «lejos» físicamente, no ve su entorno físico, sino lo que haya alrededor en una determinada tasa vibratoria. Las imágenes, objetos, seres y proyecciones mentales difusas que puede encontrar son tan variadas que abarcan desde cosas hermosas hasta las más monstruosas que pueda imaginarse. Muchas de esas cosas reaccionarán de acuerdo a la actividad mental del sujeto.

Dada la plasticidad enorme de la materia astral, si el sujeto ve un monstruo (que puede ser una proyección mental elaborada por un dibujante de comics o por un cineasta), y se imagina por una fracción de segundo que el monstruo le atacará, pues eso mismo ocurrirá. Su pensamiento, aparentemente innocuo en el plano físico, resulta miles de veces más potente con relación a la materia astral.

Suele costar bastante a casi todas las personas, y casi nada a unas pocas, lograr permanecer en el astral sin apenas contacto con elementos de ese plano. Cuando se adquiere la práctica suficiente, es posible moverse en astral viendo, oliendo y oyendo sólo el entorno físico, caminar, volar o trasladarse muchos kilómetros en un instante. El gusto y el tacto quedan completamente anulados respecto al físico. Cuando se tiene ese dominio de la situación y se aprenden unos cuántos trucos, es cuando el viajero puede ser un «espía psíquico» apto. No obstante, las cuestiones de ética también generan karma, de modo que quien use esa capacidad, no tiene modo de librarse de sus consecuencias, buenas, malas o innocuas, según su intencionalidad.

TULPAS Y PROYECCIONES:

Otra de las técnicas aplicadas a la Guerra Kamamanásica, son las proyecciones y los Tulpas. Esencialmente son la misma cosa, pero con una gran diferencia de intensidad y densidad:

a) LAS PROYECCIONES MENTALES 

Se utilizan para imprimir en una atmósfera o un lugar determinado, una imagen. Esa imagen, si posee además de la densidad propia de la materia mental adecuadamente programada, una carga emocional y arquetípica, es algo que tiene mucha influencia sobre las personas que frecuentan el lugar. Un Ejemplo: Si en un sitio donde habitualmente hay desarmonía imprimimos mentalmente una imagen bella, armónica, que invite a la mente a armonizarse, bajaremos -por contrapolación- la intensidad de los factores desarmónicos.

Si en un templo de una religión determinada imponemos así los símbolos de otra, estaríamos haciendo una infiltración arquetípica «psiónica» (Psiónica es el uso directo de la influencia mental, y «psicotrónica» cuando es ayudada por la electrónica). Las «Oraciones de Misión» que hicieron los jesuitas en Sudamérica, donde el grupo de misioneros imaginaba mientras rezaba, que el templo aborigen e convertía en iglesia, dio en la realidad resultados muy concretos. Allí operan dos fenómenos: a) La imposición y precipitación de la proyección en el lugar, y b) La predisposición personal de los visualizadores, que quedan más ligados karmáticamente a dicha precipitación.

b) EL TULPA 

Es una imagen que tiende a permanecer en el plano en que se la crea, pero puede moverse, programarse... Es, por ejemplo, la imagen del propio visualizador; un «doble etérico» falso. En vez de materia mental sola, tiene una proporción de materia astral, proveniente del propio cuerpo astral del visualizador. El Tulpa es una réplica casi exacta del conjunto astral-mental del sujeto. Si se hace bien, puede tener un peso de entre tres y cinco gramos, con un volumen idéntico al del cuerpo físico, y ser visto con la misma nitidez, a pesar del escaso peso e impalpable densidad.

Es posible generar cualquier tipo de imagen: Un animal, un monstruo, etc.. Y de hecho, existen cantidades enormes de proyecciones mentales que podrían convertirse en Tulpas si se los dotara de la densidad astral adecuada. Las proyecciones mentales de los cineastas son dotadas muchas veces, de cierto grado de poder por los millones de personas que replican mentalmente la proyección cinematográfica. Por fortuna no existe una coherencia interpretativa en las imágenes, y ésto hace que queden «borroneadas» e inefectivas. Pero un psíquico bien entrenado, que practique el Tantra (que no derrame su energía seminal), que practique la yoga propia de su raza diariamente, puede hacer Tulpas muy potentes y con duración de varios años. Hacerlos palpables ya es otra cosa. El tipo de materia requerida sería plasmática (psicoplasma) y la cantidad requerida sería enorme. En las crónicas tibetanas hay sólo un par de casos de este logro tan impresionante, respecto a Tulpas de la propia persona, aunque hay varias narraciones -e incluso técnicas- sobre dotar de materialidad a objetos simples, como vasos, puñales, etc.. Cabe aclarar que sin la formación adecuada, es decir la práctica ininterrumpida por muchos años del Tantra y la Yoga, no hay técnica que valga. Quien derrame su energía sexual en vez de transmutarla, jamás logrará hacer más que inconsistentes proyecciones mentales.

El Milagro de los Panes y los Peces de Jesús, pudo haber sido un tipo de «precipitación» similar, digamos que hizo Tulpas de panes y peces, pero en el máximo del fenómeno de precipitación, con los que el objeto precipitado adquiere densidad completamente material, molecularmente idéntica al «molde» empleado. Actualmente -y como lo han hecho muchos maestros a lo largo de la historia- Sai Baba, en la India, produce los mismos fenómenos, que mucha gente escéptica ha intentado desmitificar con filmaciones en cámara lenta y otros recursos, para concluir en que tanto el «bibuti» (cenizas astrales, similares a la de los inciensos), como algunas joyas, son auténticas precipitaciones. De todos modos, para los investigadores escépticos como el autor de este artículo -y a pesar de conocer por práctica y experiencia la producción de Tulpas- todavía no es posible afirmar la veracidad de los fenómenos de Sai Baba, por falta de contacto personal con él y comprobación directa.

Al margen de los fenómenos que podemos llamar «paranormales», que de por si pueden tener muchas veces igual apariencia pero diversos orígenes o métodos, existe otra faz de la Guerra Kamamanásica, más sutil, más simple si se quiere, pero no menos importante. Si bien la Psicotrónica y sus variantes (así como los fenómenos relacionados) son el arma -o conjunto de armas- más sofisticada en esta Guerra, la INDUCCIÓN DE IDEAS Y EMOCIONES es sin duda la mayor arma en cuanto a uso masivo.

La cinematografía, la televisión, los libros, la prensa oral y escrita y la infiltración de las instituciones son el campo de batalla principal. Pero sobre esta parte de la Guerra Kamamanásica hablaremos en el siguiente artículo.


Fuente: http://www.heliocentro.net/ArticulInteres/Articulos/PSICOTRONICA.doc

3 comentarios:

  1. Definitivamente, el uso del conocimiento con propósitos tan innobles,. es un desastre. mortal. Basta mirar las victimas que hoy se estan torturndo, por parte de grupos criminales que conocen todo el tema y la aplicación y para completar el horror tienen toda esa clase de aparatos y mmedios de transporte y gente a su servicio para llevar a cabo la misma tottura con fines lucrativo y particular, es decir, se induce a la protitución a las mujers, niños, y hombres que aterrorizados y confundidos, sin darse cuenta de lo que realmente sucede, caen en inconcientemente y ademas padecen las 24 horas del dia cuanto quieran presionar porque no se conoce acerca de esta realidad que hoy conduce hasta la muerte,por suicidio o se es catalogado de esquzofrénico, con el agravante de tener que recibir droga psiquiatrica que muy seguramente atenúa los siontoms, pero en lugar de curar simplemente NO soluciona y las personas padecen sin hallar la solución real. Además, se corre el riesgo de que.... quien identifique este mal y denuncie, es hostigado, acosado de la misma forma, lo cual se empeora porque en medio de esto, se le amenaza de desaparición, muerte, al mismo tiempo que sus faqmiliares tambien son atrapados , con lo cual controlan y victimizan a todos. Como denuncia el periodista boliviano Frnando Arakaki, se obliga a las personas a abandonar sus casas y lo poco o mucho que tenga, de lo cual se benefican los que llevan a cabo ese delito, además se li obliga, por inducción, que es el método de ellos, a la droga, a todo tipo de comportamiento que afecta negativamente el medio familiar, de trabajo, y social en general, pra aislar ala victima y no econtrando ayuda,por ser algue no se cree o se teme, al final si se enloquece, se convirte en delincuente, o muere sin poder ser comprendido y socorrido. POR FAVOR DENUNCIEMOS, ENCOPNTREMOS LAS VICTIMAS, REUNAMOSLAS, BUSQUEMOS EL AOYO NECESARIO Y LA SOLUCION. yO SE QUE EXISTE LA SOLUCION, SI DEJAMOS DE PENSAR QUE ESTO ES IRREAL. aL CONTRARIO ES REAL, URGENTE Y PRIORITARIO. YO SOY UNA VICTIMA, VIVO EN CALI-COLOMBIA - SUR AMERICA. NO CUENTO CON AYUDA Y VIVI, SIENDO YA VICTIMA, AMENAZADA DE DESAPARICION Y/O MUERTE. mIS TELS:3154739892 - 3128770468. Mi correo francehela.acosta@gmail.com. Estoy en el face. Agradezco desde ya a quien ayude con los mediosde comunicación, con algo que contrarreste los efectos de esa energía que hiere nuestros cuerpos, recursos para comunicarse, presión a autoridades para que se interesen en el tema yse trate comodebe ser, etc. etc. Quiero una asociación de victimas en Cali, que abarque todo Colombia, como ya existe en otras partes. GRACIAS DE NUEVO por interesarse y prestar ayuda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. buenas tardes señora, recién reviso estos artículos y su comentario, si no es molestia me gustaría saber un poco mas de su caso.
      actualmente estoy desarrollando unos protocolos de estados proyectivos y nuevos procedimientos de visión remota, aunque el propósito de mi grupo de investigación es diametralmente opuesto, lo que buscamos es desenmascarar toda la sarta de mentiras que en el mundillo de la conspiranoia rezan así como probar otras hipótesis algo mas sensibles y de cuidado por la naturaleza de las implicaciones para el conjunto de la sociedad humana. informe-me si ese mail que figura esta habilitado para contactarle, y le sugiero si en efecto ha sido victima no emplee mas ninguna red social en lo posible.

      Eliminar
  2. Te quieres Divertir? No esperes más ingresa aquí http://elcasinocaribe.com/get/a/2036399 Te ofrecemos más de 140 juegos Máquinas Tragamonedas, Bingo, Juegos de Mesas como; Póker, Black Jack, Ruleta, Dados, Baccarat. Entra Yá y Reclama tu BONO GRATIS DE BIENVENIDA de Bs 500 llama ya al 08001009212

    ResponderEliminar

Deja tu mensaje. Gracias!